Toner Original en Cualquier punto de España

Rebollón de Carrasca / Oronja - "Micología - Hongos y Setas de la Sierra de Algairén"

box

Nombre común o vulgar: Rebollón de Carrasca,

Nombre científico o latino: Amanita Caesarea

Otros nombres:

Castellano: oronja, amanita de los césares.
Catalán: reig, ou de reig, bolet d'or.
Euskera: kuleto, gorringo, amboto, amoroto.
Gallego: raiña

 

 

Descripcion:

box

"La reina de las setas"

- Sombrero: Diámetro que varía entre los 8 cm. y 25cm. en ejemplares desarrollados, con cutícula de color típicamente anaranjado con restos blancos del velo de la volva en algunos casos. Carnoso y consistente. Evoluciona de globoso a convexo y finalmente plano. La cutícula es separable -dejando ver la carne con color amarillento-, de superficie lisa, viscosa con la humedad, después brillante. Margen agudo y estriado. Olor suave que pasa a ser desagradable en ejemplares muy adultos. Seca o ligeramente viscosa.

- Laminas: Al principio de color amarillo pálido, después amarillo dorado, anchas, libres, numerosas, con la arista flocosa. Tiene abundantes laminillas intercaladas. - Pie:Cilíndrico, más delgado hacia el ápice, amarillo claro, recto, con anillo frágil, amplio, colgante, membranoso, estriado en la parte superior, y abundante del mismo color. Robusto y lleno. Varia desde unos 8 cm. a 20 cm. de altura y de 1cm. a 3 cm. de diámetro. Es carnoso y de adulto algo esponjoso, al corte varia del amarillo externo al blanco central. Base del pie claviforme con volva amplia, blanca o ligeramente grisacea, membranosa, tipica forma de saco. En ejemplares jóvenes contiene a la seta en su conjunto (huevo), desarrollándose más adelante en su forma adulta con pie y sombrero.

- Carne: Blanca, amarillenta bajo la cutícula, espesa, tierna, de sabor agradable y olor suave

recoleccion:

box

- Generalmente en bosques de encinas o alcornoques , pero a veces muy abundante en bosques caducifolios (robles o castaños). Aparece a principios de otono o en pleno verano después de tormentas abundantes. Necesita calor para su crecimiento, por lo que según avanza el otoño desaparece en zonas de climas fríos.

 

 

 

 

usos culinarios

La seta más apreciada en esta comarca. Puede comerse frito como crudo, cortado a finas láminas y macerado en aceite de oliva. En caso de comerse en fase de huevo, ha de tenerse la precaución de abrirlo y comprobar que sea de color naranja, por tal de evitar una lamentable confusión con el huevo de A. phalloides, cuyo interior es de color verdoso.

Amanita Caesarea Salteada

1 kg de Amanitas cesárea limpias y troceadas en pedazos medianos 6 cucharadas de aceite de oliva 1 diente de ajo picado 1 pizca de perejil picado Sal

Ponemos en una cazuela a fuego fuerte el aceite. Añadimos las Amanitas cesárea y una pizca de sal y dejamos que se cocinen despacio, sin dejar de dar vueltas, hasta que veamos que quedan tostadas. Si están húmedas o contienen mucho agua, habrá que dejar que se reduzca poco a poco y evapore toda, para que queden secas y sobre todo, sin aspecto baboso.

Dicen los entendidos que la Amanita cesárea está lista cuando el aceite queda limpio, lo que demuestra que el jugo de la seta se ha ido. Unos minutos antes de retirarlos del fuego, añadimos el ajo picado y rectificamos el sazonamiento. Al servirlos los espolvoreamos de perejil.

Por ser esta seta muy sutil y aromática, hay muchos que no la emplean con el ajo. Es cuestión de gustos.

Amanita Caesarea en Ensalada

Pede hacersa de cualquier forma, en crudo, laminada con aceite, limon y sal o acompañada de otras verduras u hortalizas por ejemplo:

600 gramos de amanitas cesáreas. 300 gramos de lechuga cortada en juliana. 200 gramos de repollo cortado en juliana. 200 gramos de zanahoria cortada en juliana. Para el aliño: Aceite de oliva, de 0,4 grados. Vinagre de estragón. Sal y pimienta. Dos huevos cocidos picados.

Preparación: Mezclaremos la lechuga, el repollo y la zanahoria para conseguir una cama de ensalada tricolor que dispondremos en el fondo del plato, y dispondremos sobre ella las amanitas fileteadas y previamente limpias. En un bol o cuenco haremos el aliño disponiendo el huevo finamente picado, el vinagre (unas gotitas), la sal y la pimienta y lo uniremos al aceite con el ánimo de que quede bien ligado. Rociaremos la ensalada con este aliño y serviremos en platos fríos.